Menu

Las Cuevas de Toquepala

Aquí se podrá encontrar una variedad de pinturas rupestres representando la antigua cacería en los Andes.

A esta forma de cazar se le llama “chaco” y consiste en rodear a la bestia entre varias personas para luego matarla y ser este el alimento de todos los habitantes, los animales más representativos son los guanacos.

La Cueva de Toquepala tiene aproximadamente diez metros de profundidad, por cinco de ancho y tres de altura.

Expertos en la materia pueden afirmar que estas pinturas provienen desde miles de años antes de Cristo, conforme a las investigaciones científicas realizadas.

Estas pinturas muestran colores como el rojo, amarillo, verde y negro, y es posible que esta actividad de la caza haya sido representada de esta manera con el fin de obtener una buena cacería.

La Cueva de Toquepala se encuentra ubicada en el asiento minero de Toquepala en la ciudad de Tacna (al sur de Lima) y su descubrimiento científico fue en 1963 por Emilio Gonzáles García, antes de su descubrimiento esta cueva era conocida como Cueva del Diablo.

Esta cueva servía como hospedaje y abrigo a los cazadores en periodos invernales, y debido a su tamaño era habitada por un pequeño número encargados de esta faena o por una simple pandilla de cazadores que acostumbraban a visitar la cueva.

Tanto en sus paredes internas como externas, la Cueva de Toquepala muestra sus pinturas rupestres divididas en seis sectores, ambas permiten apreciar pinturas con notables esquemas representando la cacería de animales por el hombre como medio de sobrevivencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.