Menu

El Museo Larco Herrera de Lima

Fundado en 1926, y ubicado en el Distrito de Pueblo Libre, en Lima, el Museo Larco Herrera exhibe de manera cronológica galerías impresionantes que muestran un panorama excepcional de 3.000 años de desarrollo de la historia del Perú precolombino.

Una de las salas más visitadas es la referente a la exhibición de objetos en oro, plata y cobre del antiguo Perú.  Cientos de joyas y piezas como coronas, collares, orejeras, narigueras, brazaletes y vasijas finamente trabajadas en oro, plata y cobre pueden verse gracias al trabajo de recuperación de este patrimonio que estuvo perdido por setenta años desde que Rafael Larco Hoyle, arqueólogo pionero y fundador del museo, realizara las excavaciones de miles de tumbas en la Costa Norte del Perú, a partir de 1930.

¿Qué hacía este valioso testimonio de nuestra historia guardado por tantos años en los almacenes del Museo Larco sin que la curiosidad pudiera hacer nada por recuperarlos?. Es que en las primeras décadas del siglo XX, época en la que estas piezas fueron desenterradas, aún no existían las técnicas en restauración de metales que hoy conocemos.

Laurence Leber, el conservador británico más importante del mundo, participó en el hallazgo de Sicán y sentó las bases para un oficio inexistente en el Perú. David Diestra, quien en ese entonces fue su discípulo preferido en la actualidad es nada menos que el restaurador de esta magnífica muestra.
Entonces, gracias a un lento proceso de análisis se identificaron las características de la pieza, como el tipo de metal con el que fue hecha, el tipo de corrosión a la que estuvo expuesta y su forma original. Luego de este primer paso, se limpió la pieza a través de un procedimiento químico que ahora ya es propiedad del museo.

Lo maravilloso de esta muestra es que los objetos no fueron piezas fabricadas para lucirlas como joyas o piezas utilitarias. No tenían otro fin que el de alabar a los dioses de la naturaleza. El metal era un sabio puente de comunicación entre aquellos y los hombres porque tenía la particularidad de brillar como lo hacen el sol, la luna y las estrellas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.